CLAUSURA DE RELLENO SANITARIO DERIVADO DEL MAL MANEJO DE LA ACTUAL ADMINISTRACIÓN: TOÑO MACÍAS

55

Durante la administración de Macías Trejo no existieron irregularidades en el relleno sanitario de la demarcación.

Con respecto a las declaraciones que en los últimos días han surgido, sobre la posible responsabilidad, de la clausura del relleno sanitario de Tequisquiapan, que la Secretaria de Desarrollo Sustentable en el Estado (Sedesu) realizó el pasado lunes 28 de mayo, Toño Macías, candidato del PRI a la diputación por el segundo distrito, aseguró que al término de su administración los trabajos en el relleno sanitario operaban de manera normal, sin ningún contratiempo o irregularidad.

Toño Macías señaló que el colapso del relleno sanitario de Tequisquiapan se derivó del mal manejo de la actual administración, al ser omisos a las recomendaciones que la Sedesu había notificado, sobre la construcción de una nueva celda, ya que los residuos iban a sobrepasar la estructura con la que se contaba.

Siendo el actual presidente municipal con licencia, Raúl Orihuela, previamente alcalde de la demarcación en el periodo 2009-2012 y conociendo la problemática con respecto al relleno sanitario, había propuesto como candidato para el periodo 2015-2018, promover un esquema de recolección de desperdicios que ayudara a los ciudadanos a obtener ingresos económicos por la recolección del material reciclado, para ampliar el periodo de vida del actual relleno sanitario, acción que tampoco cumplió.

Durante la administración de Macías Trejo los trabajos en el relleno sanitario, así como la recolección de los residuos sólidos del municipio se realizaban sin ningún contratiempo, pues se cubrían 10 rutas en turnos matutino y vespertino lo que permitía brindar el servicio a toda la demarcación.

Dejando en funcionamiento 10 unidades para la recolección de basura, de las cuales dos de ellas se obtuvieron a través del programa Hábitat incorporado a la de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

Recordó que en 2014 se firmó un convenio de colaboración en el que Sedesu apoyaba con una máquina pesada llamada “pata de cabra” para compactar residuos que prestaba el servicio con los municipios de Ezequiel Montes, Cadereyta, Colón, Tequisquiapan, en donde los municipios pagaban el mantenimiento de la máquina, el combustible y los viáticos del operador, desconociendo si actualmente siga en marcha dicho convenio.